Google+

15.9.09

Conservación. ¿Queremos seguir disfrutando?


Todos los surfistas sueñan con la ola perfecta. Permanecer el máximo tiempo posible dentro del tubo de la ola observando la naturaleza desde este sitio privilegiado que sólo ellos pueden conseguir (al menos encima de una tabla).

Pero parece que esto no es tan fácil como parece. De las 320 playas que hay en California, sólo 20 son buenas para practicar el surf. Y es que hay condiciones que influyen en que una ola sea buena para dicho deporte.

Hay factores meramente físicos como por ejemplo la pendiente con la que aumenta la profundidad del mar u océano, la altura de la ola, su velocidad, las corrientes, etc. También influye si las grandes tormentas, de las que proceden, se han producido más cerca o más lejos y de su intensidad.

Pero hay algo casi fundamental que debe de tener una playa para practicar bien el surf y que vemos en todos los reportajes: los arrecifes. Esto no es un capricho de los surfistas que eligen playas bonitas con arrecifes. Es por el hecho de que el arrecife, o las rocas, le hacen la “zancadilla” a la ola haciendo que rompa antes y poder montarla algún tiempo antes de que rompa totalmente. Los arrecifes están desapareciendo con una gran velocidad, 20 veces más rápido que los bosques tropicales, según el presidente de la sociedad Americana de Oceanografía, el portugués Carlos Duarte.

Parece que no nos conformamos con extinguir especies sino también culturas milenarias ya que se tiene constancia de la presencia del surf desde hace más de 5000 años en las Islas de Polinesia. En el s. XX el surf empezó a hacerse popular en las costas de California y Australia.

No hay comentarios: