Google+

14.9.09

Trabajo en equipo. Nunca salgas solo

Dicen los entendidos que el surfing de olas grandes es muy diferente al resto.

La diferencia con el surfing tradicional es que el de olas grandes es un deporte de equipo. Sobre todo en el tow in. Si hay algún problema siempre tienes a tu compañero para apoyarte.

Laird Hamilton y Brett Lickle componían el equipo de tow para coger olas de más de 10 metros de altura en Maui.

Habían estado surfeando con éxito toda la mañana el pico llamado Outer Sprecks y decidieron repetir. Todo iba bien hasta que llegó la gran ola y decidieron pillarla. Lickle remolcó a Hamilton y este cogió el monstruo de más de 20 metros de altura.


"Hamilton estaba surfeando la ola, y de repente se cayó y me dije: Oh, Dios mío!" comentaba Lickle.

Se fue rápidamente a por él.

"Teníamos una zona despejada para salir, pero el área por donde normalmente escapábamos estaba llena de espuma. Una espuma de cinco metros" dijo Lickle. "Nos dimos cuenta de que no lo íbamos a conseguir y que esa cosa nos iba a cazar".

El impacto fue brutal. Lickle fue expulsado brutalmente de la moto de agua pero antes una quilla de las tablas que llevaba le hizo un profundo corte en el gemelo.

La siguiente ola les separó a los dos hundiéndoles en la profundidad del océano. Otra ola en la cabeza y a aguantar durante un minuto la respiración para salir otra vez y que les golpease otra más. Así hasta cuatro. Hamilton creía que Lickle no lo iba a conseguir.

Lickle comentó que las olas les habían alejado medio kilómetro de donde estaban antes de caerse y que algo iba muy mal con su pierna.

"Tenia el gemelo cortado por la mitad, lo tenía casi colgando" comentaba. "De repente veo a mi lado a Laird. Llevaba un neopreno de manga larga, se lo quitó quedándose desnudo y arrancó una de las mangas y me hizo un torniquete".

En ese momento un helicóptero se acercaba hacia ello. Eran Dave Kalama y Don Shear que estaban observando la costa en busca de buenas olas. Pasaron por encima de sus cabezas pero no les vieron así que Hamilton decidió ir a por el jet ski.

"Ahora nos teníamos que preocupar de los tiburones" declaraba Lickle.

Una vez que Hamilton consiguiese llegar a la moto de agua, después de 15 minutos nadando entre las olas, por fin tuvieron contacto con el helicóptero.

Con Hamilton pilotando la moto de agua tuvieron que idear una manera para que Lickle pudiese montar en ella. Tenía el gemelo destrozado así que la fuerza del agua en la moto le hubiese arrancado el músculo. Tuvo que arrodillarse sobre el remolque apoyándose sobre el asiento trasero de la moto de agua.

Una ambulancia los esperaba en la playa.

Lickle comentaba que tuvo que aguantar durante una hora la operación en su gemelo con solo anestesia local. Los médicos temían que hubiese tragado agua que junto con la anestesia general le provocase problemas aún más graves. Una vez cosido el interior del músculo, cincuenta y seis grapas le cerraron el exterior de la herida.

Como decía la mujer de Lickle: "Tengo una gran fe en sus compañeros de equipo. Brett fue a salvar a Laird, y Laird le salvó a él".

Trabajo en equipo.

No hay comentarios: