Google+

16.11.09

Surf. Una Vaca Gigante de más de cinco metros


Catorce surfistas desafiaron las tremendas condiciones del mar. Pilou Ducalme hizo el mejor recorrido, con un tubo que casi lo estrella contra el acantilado.

En condiciones normales, cuando salen olas grandes, en el momento en que rompen suenan como un trueno, y eso a pesar de que hay que verlas desde El Bocal, como a medio kilómetro. Ayer, el viento asurado se llevó el rugido para el otro lado, pero no el espectáculo: catorce surfistas de Cantabria, País Vasco, Galicia, Francia y Gran Bretaña, lo mejor de cada casa, pelearon con masas de agua salvajes, de más de cinco metros, en la tercera edición del Quiksilver La Vaca Gigante.
Lo de quién es el ganador -en este caso el británico Gabe Davies- casi es lo de menos. Lo bueno es el asunto en sí: ver cómo se las ingenian para bordear la ola y salir vivos. Es un descenso frenético en el que hay pocas posibilidades de hacer maniobras: quince segundos de vértigo y sálvese quien pueda.
Lo comprobó el francés Pilou Ducalme, que casi paga carísimo su tubo de izquierdas, y que se llevó el premio al mejor recorrido. Apuró tanto que a punto estuvo de estrellarse contra el acantilado -había que oír gritar a la gente- del que le libró el oportuno rescate de la moto de agua de asistencia.
Ningún surfista puede decir exactamente qué hace que la ola levante tanto de repente. Un banco de arena o una lastra, lo más probable. Afortunadamente, ninguno de ellos ha visto el fondo tan de cerca.
Noticia: diario montañes
La vaca Gigante III

No hay comentarios: