Google+

27.10.10

Naturaleza. Tsunami en Sumatra

El último balance del tsunami que azotó la noche del lunes la costa occidental de la isla indonesia de Sumatra es de 272 muertos, 412 desaparecidos y 4.000 desplazados, han informado las autoridades indonesias. Fuentes del centro de gestión de desastres han añadido 118 víctimas mortales en las últimas horas a la cifra de fallecidos, mientras continúa la búsqueda de supervivientes en el maremoto, que se generó a causa de un seísmo de magnitud 7,5 en las islas Mentawai, al oeste de Sumatra, el día anterior. 

Los equipos de socorro han alcanzado Mentawai hoy, pese al fuerte temporal, con la primera ayuda. Las autoridades de Indonesia se enfrentan a un triple frente, ya que al terremoto y el tsunami se suma la erupción de un volcán que ha causado 28 muertos en la isla de Java, a unos 1.600 kilómetros al sureste de Sumatra.




Cinco surfistas cántabros salen ilesos tras la embestida del tsunami
«Hemos tenido que rescatar a gente en alguna isla, pero nosotros estamos todos bien», aseguraba ayer Míchel Velasco, vía sms. Su intención era surfear en la ola de Macaronis, una de las izquierdas tuberas más legendarias del mundo, pero el tsunami les ha sorprendido en medio de su aventura. 

Un grupo de 14 surfistas, entre los que están los cántabros Borja Ibarra, Jesús Chocán, Míchel Velasco, Raúl Gunche y Rubén Abelenda, han resultado ilesos tras el seísmo de 7,5 grados en la escala Ritcher que embistió en la madrugada del martes en la costa del archipiélago de Mentawai y que produjo un ola gigante que ha devastado algunas de las islas.

Ellos no sufrieron ningún daño y el barco en el que viajaban, un catamarán de 19 metros de eslora, capeó el oleaje sin sufrir destrozos.

Ayer, Míchel Velasco, uno de los surfers cántabros, se puso en contacto, vía sms, para tranquilizar a sus familiares y amigos. «Nos ha dicho que están todos bien y que en la zona en la que estaba su barco sólo notaron un temblor», cuenta Míchel Velasco padre, al que un mensaje recibido su móvil despertó a las tres de la madrugada del martes. «Nos dimos un susto por la hora, pero la verdad es que cuando lo recibimos nos tranquilizamos mucho. Nos dice que están bien y con eso nos vale», comento. 

Según fuentes próximas a los cinco deportistas, el seísmo les sorprendía mientras dormían. Al parecer, la elección de un lugar de fondeo protegido y situado entre islas, fue fundamental para evitar el desastre.

Durante las primeras horas del día, la expedición acudió en ayuda de otras embarcaciones por la zona. Varios complejos hoteleros han quedado totalmente devastados, hay un barco desaparecido y otro incendiado.

Los surfistas tenían previsto permanecer en la zona hasta el próximo 3 de noviembre. Con los cántabros viajan también dos franceses, dos uruguayos, dos asturianos, dos vascos y un gallego.

Jeremías San Martín, Presidente de la Federación Cántabra de Surf, fue otro de los que pudo contactar ayer con ellos. «Me han dicho que el seísmo les pilló cuando estaban durmiendo en el barco y aunque sintieron un temblor, ni el barco ni ellos sufrió ningún daño». El capitán de la embarcación King Millenium II les había fondeado en en un lugar protegido y situado entre islas y eso fue precisamente lo que evitó el desastre. «Cuando hablé con Míchel me dijo que notaron fuertes temblores y un cambio brusco de mareas, pero eso fue todo», explica San Martín.

Noticia www.eldiariomontanes.es

No hay comentarios: