Google+

11.11.10

Skate. La fotografía de Hugh Holland

A mediados de los 70's, dos acontecimientos coincidieron en el sur de California, el skate tal como es hoy con la invención de la rueda de uretano y la sequía que vació las piscinas de las ciudades, ésto permitió a los chavales usarlos de una forma completamente nueva hasta entonces, provenían de diferentes barrios de Los Angeles , clase baja fundamentalmente y comenzarón a patinar después de la escuela y durante el verano iniciándose el germen de una contra-cultura que ha inspirado numerosos libros, canciones, documentales y películas. De algunos de  éstos niños, como Stacy Peralta o Jay Adams, Hugh Holland supo captar perfectamente su inocencia  juvenil y la energía del movimiento.

En aquella época, el skate no trataba de juegos de consola o de ofertas de ropa de marca,  trataba de raspones en la piel y pies sucios, y no había protecciones, había riesgo serio y una forma muy convincente de conocer el asfalto gracias a la gravedad, que es tozuda. Para ellos no había olas, sólo la calle.  creciendo lejos de la playa a la que no tenían forma de llegar y les suponía un lujo, el surf era una quimera. Pero tenían su skate.

Todo esto sucedió en 1975.  Hugh Holland conducía cuando vio una extraña imagen; cuerpos flotando a un lado de la carretera, paró y se acerco, se dio cuenta de eran skaters en una zanja de drenaje por debajo del nivel de la calle,  subían y bajaban a medida que se deslizaban.



Holland quedo fascinado por este despliegue de gracia y velocidad. Sacó su cámara y se acerco a ellos. Cuando éstos le vieron le saludaron a modo de bienvenida, en aquellos días, no había  tantas cámaras alrededor como hoy y les pareció natural, actitud que fue fundamental para sus capturas fotográficas.




Tras ésta experiencia, Holland paso a estar con skaters de todo el sur de California  tomando fotos de acción de sus hazañas más espectaculares,  en las zanjas de drenaje, piscinas vacías, patios escolares y parques de skate."locals only" es el resultado.

A diferencia de la mayoría de los fotógrafos que capturaban el frenesí de las acciones, las fotografías de Holland buscaban sosiego, más allá de cuerpos en movimiento, Holland captó maravillosamente retratos íntimos de jóvenes sentados bajo los árboles, esperando su turno, descansando o en contemplación tranquila después de largo un día de skate. Son, en esencia, las fotografías de una generación de niños que descubren su identidad en medio del contexto de los fenómenos culturales que dieron forma a una generación.

Éstas fotos abarcan tan solo de tres años en medio de una década y capturan el ambiente de un breve período de tiempo de algo que sucedió en otras partes del mundo pero en el que California se sintió como el centro del mundo.








No hay comentarios: